Mezquita-Catedral de Córdoba

Mezquita-Catedral de Córdoba

La Mezquita-Catedral de Córdoba, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, es el monumento más visitado de la ciudad califal gracias a su histórico alminar, el Patio de los Naranjos y la sala de oración, con más de 1.300 columnas de mármol.

La Mezquita-Catedral de Córdoba es un templo clave en todo el Occidente islámico y el monumento más visitado de la ciudad califal. Con más de trece siglos de historia, este edificio que ha servido de lugar de culto para visigodos, musulmanes y cristianos, es hoy un monumento esencial para entender la historia de Córdoba.

El símbolo por excelencia de Córdoba es la mezquita, reflejo del poder del califato y del legado de al-Ándalus en la Península Ibérica. Además, es un monumento que refleja a la perfección la fusión del arte omeya con otros elementos cristianos.  

Ubicada en el casco histórico de la ciudad, a muy pocos metros del Puente Romano sobre el río Guadalquivir, la Mezquita-Catedral se ha convertido en uno de los principales lugares de interés turístico de Córdoba

Historia

La mezquita de Córdoba comenzó a construirse en el año 786, bajo el mandato del primer emir omeya de Córdoba, Abderramán I, sobre los restos de una antigua basílica visigoda. Durante los primeros años del emirato de Córdoba, los musulmanes habilitaron un espacio para que los cristianos pudieran practicar su religión pagando los debidos tributos.

Sin embargo, la difícil convivencia de las dos culturas y el aumento del número de fieles musulmanes propició su uso exclusivo como mezquita. Con el crecimiento de Córdoba durante el emirato y el califato, hicieron falta numerosas ampliaciones en los siglos IX, X y XI que han convertido este monumento en una mezcla de estilos y materiales única en el mundo.

Durante años, la mezquita de Córdoba fue la mezquita más grande del mundo. Hoy en día, el templo refleja el poder de Córdoba como enclave islámico en Occidente durante el emirato y el califato.

La mezquita de Córdoba pasó a ser catedral cristiana en 1236, tras la reconquista de la ciudad por Fernando III el Santo. A partir de ese momento, los musulmanes fueron expulsados de Córdoba y en la mezquita se construyeron capillas, altares y otros elementos cristianos.

En el siglo XVI, Carlos V autorizó construir la actual catedral cristiana en las naves de la mezquita. El resultado fue un gran edificio de planta de cruz latina “encajado” en medio del bosque de columnas de la sala de oración musulmana.

El resultado fue la Mezquita-Catedral de Córdoba, que fusiona los estilos omeya, gótico, plateresco, renacentista y barroco.

Un paseo por la mezquita

La Mezquita-Catedral de Córdoba impresiona desde el primer momento en que se atraviesa una de sus cinco puertas principales. Si hoy en día las dimensiones del templo impactan a cualquier visitante, hay que entender la magnitud de este monumento en la época en la que fue construido.

Tras nueve siglos de constante evolución, la Mezquita-Catedral alcanzó cifras de récord: 23.400 m2 de superficie, 1.300 columnas de varias épocas y 365 arcos de herradura. Además, es la única mezquita del mundo que alberga una catedral en su interior.

La sala de oración

La parte más llamativa de la Mezquita-Catedral de Córdoba es el bosque de columnas que conforma la sala de oración. Este haram está formado por varias naves compuestas por columnas y arcos de herradura bicolores. En total, la sala de oraciones se divide en cinco partes diferenciadas según los materiales empleados en cada ampliación de la mezquita.

Además de las arquerías, el elemento más destacado de la mezquita es el mihrab. Este elemento ubicado en la quibla, el muro orientado hacia La Meca es el espacio más íntimo de la mezquita, ya que es el lugar desde donde el imán dirige la oración. El mihrab de la mezquita de Córdoba está decorado con inscripciones del Corán y un gran arco de herradura decorado con motivos vegetales.

El Patio de los Naranjos

El Patio de los Naranjos fue el centro de la vida islámica durante el Emirato y el Califato de Córdoba. A lo largo de este espacio abierto flanqueado por varias galerías y pórticos se realizaban tareas de enseñanza, justicia o administración.

El patio de la mezquita también sufrió alteraciones y ampliaciones para hacer frente al crecimiento de la capital de al-Ándalus. Está dividido en tres partes, cada una con una fuente o aljibe para las purificaciones de los musulmanes antes de la oración. Los naranjos que dan nombre a este patio se mezclan con palmeras, olivos y cipreses.

La Torre del Campanario

El actual minarete de la mezquita de Córdoba fue construido en el siglo X por Abderramán III para sustituir a uno más pequeño del periodo anterior. El alminar estaba decorado por cuatro parejas de arcos de herradura rematados por una cúpula.

Con la reconquista cristiana de Córdoba, el antiguo alminar islámico se cubrió con elementos barrocos dando lugar a un campanario propio de las catedrales cristianas. Dentro del campanario actual todavía se conserva la estructura original del minarete, que se puede visitar.

En la actualidad, la Torre Campanario de Córdoba mide 54 metros y es el edificio más alto de la ciudad.

La catedral cristiana

En 1236, la mezquita de Córdoba se consagra como catedral cristiana, dando lugar a algunas modificaciones como la construcción de pequeñas capillas, bóvedas y la Capilla Real para albergar los restos de reyes cristianos. Finalmente, en 1523, Carlos V ordenó edificar una gran catedral de planta de cruz latina en el interior de la mezquita.

Las obras se alargaron más de ochenta años, se levantó una gran cúpula renacentista y se construyeron los brazos del crucero. Los elementos más destacados de la mezquita son el altar de mármol rojo y la sillería del coro barroco tallada en madera.

Curiosidades

  • La mezquita está mal orientada: Al contrario que el resto de los templos islámicos del mundo, la quibla de la mezquita de Córdoba no apunta hacia La Meca, sino hacia el Guadalquivir, en el sureste. Se cree que este curioso dato se debe a un error de cálculo de los arquitectos califales, quienes imitaron la orientación de las mezquitas de Damasco sin tener en cuenta la posición de al-Ándalus en el mapa.
  • El Patio de los Naranjos no siempre tuvo naranjos: No fue hasta finales del siglo XVIII cuando se plantaron estos árboles cítricos en el patio principal de la mezquita. Hasta ese momento, el patio había tenido palmeras y más tarde se añadieron olivos y cipreses. En la actualidad cuenta con 98 naranjos.
  • ¿A quién pertenece La Mezquita-Catedral?: La titularidad del monumento más importante de Córdoba lleva siendo motivo de disputa desde el año 2006, cuando la Iglesia lo inscribió para su gestión.
  • Cementerio de célebres escritores: En la capilla de San Bartolomé descansan los restos de importantes escritores, como Luis de Góngora, Inca Garcilaso de la Vega y Pablo Céspedes.
  • La columna de la uña: Entre dos capillas de la catedral se encuentra la columna del cautivo o columna de la uña, famosa por la inscripción de una cruz hecha por un preso cristiano durante su cautiverio.
  • Un pasadizo secreto que comunica con Medina Azahara: Aunque todavía no ha sido descubierto, los arqueólogos creen que existe un túnel que va desde la Mezquita-Catedral hasta la ciudad palatina de Medina Azahara
  • Hay restos de la mezquita en Hiroshima: Después de la bomba atómica que arrasó Hiroshima en la Segunda Guerra Mundial, un monje japonés llevó semillas de los naranjos de la mezquita de Córdoba para crear un jardín dedicado a las víctimas de la catástrofe.
  • Marcas de los canteros en las columnas de la mezquita: En muchas de las 1.300 columnas de la mezquita de Córdoba es posible contemplar inscripciones en árabe junto a símbolos cristianos. Se cree que sus autores fueron canteros muladíes, es decir, cristianos convertidos la Islam.

Visita guiada en español

Si queréis disfrutar de uno de los monumentos más famosos de España sin perderos detalle y sin esperar colas, podéis reservar nuestra visita guiada por la Mezquita de Córdoba por solo 13€. Si queréis una visita más completa, que incluye La Judería y el Alcázar de los Reyes Cristianos, no os perdáis nuestro tour por Córdoba al completo.

Horario

De lunes a sábado: de 10:00 a 18:00 horas.
Domingos y festivos: de 8:30 a 11:30 horas y de 15:00 a 18:00 horas.

Precio

Entrada general: 10€
Niños de 10 a 14 años: 5€
Menores de 10 años: entrada gratuita.
De lunes a sábado: de 8:30 a 9:30 horas: entrada gratuita.
Entrada a la Torre del Campanario: 2€

Visita guiada por la Mezquita de Córdoba 13 €

Transporte

Autobús: líneas 3 y 16.