Medina Azahara

Medina Azahara

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2018, la ciudad califal de Medina Azahara es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo y una visita imprescindible para conocer la historia de Córdoba.

A unos ocho kilómetros de Córdoba capital se encuentra el que fue el lugar más importante de Al-Ándalus: Medina Azahara. Es difícil hacerse una idea de la magnitud de esta ciudad palatina, ya que solo está excavado el 10% de su superficie original.

A pesar de todo, los restos visibles de Medina Azahara reflejan el esplendor del califato cordobés y el deseo de Abderramán III de reflejar su poder en Occidente.

Historia

Tras la instauración del califato independiente de Córdoba, el nuevo líder político y religioso Abderramán III ordenó construir en el año 936 una ciudad palatina como símbolo de poder. Siguiendo la tradición oriental, su nuevo estatus como califa exigía el levantamiento de una ciudad que reflejara su superioridad ante los enemigos y simbolizara la dignidad de su condición como monarca.

Unas diez mil personas trabajaban diariamente en la construcción de esta ciudad que, según cuenta la leyenda, debe su nombre a la favorita del califa: Azahara. Esta nueva ciudad palatina se asentó como sede principal del gobierno califal y como lugar de recepción de políticos extranjeros, principalmente llegados de los vecinos reinos cristianos.

Medina Azahara tuvo una efímera vida de apenas setenta años. Entre los años 1010 y 1013, con la guerra civil que acabó con el califato omeya, la ciudad palatina fue saqueada y destruida. Los materiales robados se reutilizaron para otras construcciones, como el Monasterio de San Jerónimo, ubicado a muy pocos metros del yacimiento arqueológico.

Un paseo por Medina Azahara

El lugar escogido por Abderramán III para levantar su ciudad fue la ladera de una montaña a los pies de Sierra Morena. Medina Azahara se divide en tres terrazas siguiendo el relieve del terreno. En los dos pisos superiores se sitúan la residencia real del califa (el Alcázar) y las sedes del gobierno. En la tercera terraza se ubica la ciudad, formada por la mezquita, las viviendas y otros edificios civiles.

Aunque los restos arqueológicos de Medina Azahara no están completos, gracias a las numerosas campañas de restauración es posible hacerse una idea de la magnitud original de la ciudad palatina. Paseando por las ruinas de Medina Azahara podréis ver los restos de la imponente muralla defensiva y de estas partes de la ciudad:

  • El Alcázar: Es la residencia real del califa. Es una de las zonas mejor conservadas de Medina Azahara y alberga el Salón Rico, una de las estancias con la decoración más cuidada de la ciudad y donde se celebraban las recepciones políticas.
  • El Jardín Alto: El jardín se dividía en cuatro zonas separadas por canales que recogían el agua de la sierra. En el centro del jardín se situaba un pabellón rodeado por cuatro albercas.
  • La Casa de Yafar: Se trata de la vivienda del primer ministro del califa Alhakám II. Yafar fue el encargado de construir la maqsura de la Mezquita de Córdoba, una de las partes más llamativas del templo.
  • Pórtico oriental: Esta imponente arquería era la entrada principal de embajadores e importantes personajes políticos a Medina Azahara.
  • La mezquita Aljama: sigue la estructura de otras mezquitas de Occidente islámico. La parte más llamativa de los restos del templo es el sahn o patio de abluciones.
  • La Casa Real: Fue la residencia privada del califa Abderramán III.

Otras partes de la ciudad que es posible diferenciar visitando Medina Azahara son las letrinas, las viviendas superiores y el patio de los pilares. En la mayoría de las estancias recuperadas de la estructura original se pueden ver los mármoles blancos y rojos con ornamentación bizantina.

Museo de Medina Azahara

En las inmediaciones de las ruinas arqueológicas se encuentra el Centro de Interpretación de Medina Azahara. Este museo acoge todos los objetos históricos encontrados en las excavaciones arqueológicas con el objetivo de impulsar con las labores de estudio y divulgación de este lugar histórico.

En el Museo de Medina Azahara también se proyecta cada hora un documental audiovisual que explica cómo era la vida en Medina Azahara. Recomendamos visitar el museo después de ver la ciudad palatina in situ, para entender mejor la importancia de Medina Azahara.

¿Cómo llegar?

Tenéis varias opciones para llegar al Centro de Interpretación de Medina Azahara:

  • Contratar un tour organizado: La forma más cómoda de llegar hasta allí es reservar la visita guiada a Medina Azahara. El tour incluye guía oficial de habla española, entrada al yacimiento y transporte desde el centro de Córdoba.
  • Coche particular: Si estáis recorriendo Córdoba con vuestro propio coche, podréis llegar fácilmente al Centro de Interpretación de Medina Azahara desde el centro de Córdoba, ubicado a unos quince kilómetros. Recordad que la única manera de llegar al yacimiento arqueológico es utilizar los autobuses lanzadera que salen cada 20 minutos del Museo de Medina Azahara.
  • Autobús: Si preferís usar el transporte público de Córdoba, desde la Avenida del Alcázar sale un autobús turístico que os llevará hasta el Centro de Interpretación. Tendréis que reservar vuestro billete de autobús con al menos un día de antelación en la oficina de turismo de Córdoba. 

Horario

Lunes: cerrado.
Del 1 de enero al 31 de marzo
De martes a sábado: de 9:00 a 18:00 horas.
Domingos y festivos: de 9:00 a 15:00 horas.
Del 1 de abril al 30 de junio
De martes a sábado: de 9:00 a 21:00 horas.
Domingos y festivos: de 9:00 a 15:00 horas.
Del 1 de julio al 15 de septiembre
De martes a domingo y festivos: de 9:00 a 15:00 horas.
Del 16 de septiembre al 31 de diciembre
De martes a sábado: de 9:00 a 18:00 horas.
Domingos y festivos: de 9:00 a 15:00 horas.

Precio

Ciudadanos de la Unión Europea: entrada gratuita.
Ciudadanos de otros países: 1.5€

Visita guiada a Medina Azahara 17 €